Víctor Ros

Historia de un joven delincuente que, rescatado de la calle por su mentor, se iniciará en el complicado mundo de la policía. Víctor Ros lideraba una banda de carteristas juveniles en su infancia, pero con los años pasó de ladrón a hombre de ley.

Capítulo 1 – El misterio de la casa Aranda

Madrid, 1882: Víctor Ros es un humilde muchacho de apenas 14 años que se gana la vida robando con su pandilla. Pese a su corta edad es una pesadilla para la policía de Madrid, que lucha por detenerle. Cuando lo consigue, el inspector Armando Martínez se da cuenta de que el chaval tiene una inteligencia y un instinto que es merecedor de un futuro mejor. Y le ofrece salir de la calle a cambio de cuidar de su madre y de formarle como policía.

Trece años después, tras un complicado destino en Asturias, Víctor vuelve a Madrid, destinado a la recién creada Brigada Metropolitana, donde se reencuentra con don Armando. Preocupado al verle apesadumbrado por no resolver un caso que tiene como víctimas a prostitutas callejeras, Víctor recibe su primera misión: descubrir qué hay detrás de un intento de asesinato en la casa Aranda, hogar de Aurora, la recién casada hija de don Augusto Alvear, hombre de grandes contactos en el gobierno. Aurora, en estado de trance, ha apuñalado a su marido, que ha logrado sobrevivir. Lo que en principio parece un crimen claro, ya que hay testigos, se convierte en un verdadero misterio.

Capítulo 2 – El anillo Rosacruz

Víctor Ros está hundido tras el asesinato de don Armando. Por eso decide retomar en persona el caso de las prostitutas asesinadas, algo que le impide el comisario Buendía que le asigna un nuevo caso: el asesinato en plana calle del coronel Ansuategui. Los testigos hablan de un hombre pelirrojo y de un gigante de casi dos metros de altura como los asesinos del militar. Todo apunta a una trama anarquista. Pero un extraño suceso hará que Ros sospeche de que eso no está tan claro.

Capítulo 3 – El sueño de la razón

La llegada de un nuevo Delegado de Gobernación hace que Víctor sea ascendido a inspector de primera y primer responsable de la Brigada. Todo ha de pasar por él, ante la envidia de Carballo y el escepticismo del comisario Buendía. Víctor Ros celebra el ascenso con la Brigada, sin saber que el nuevo delegado, el «culpable» de su ascenso es Fernando de la Escosura, pretendiente a la mano de Clara.

Deja un comentario