Los misterios de Laura

Laura Lebrel tiene que compatibilizar sus labores de esposa, ama de casa y madre de dos gemelos de cinco años con su trabajo como inspectora de policía. Pero no es una inspectora cualquiera… No se basa en pruebas científicas, ni controla el análisis psicológico.

Su arma es la intuición y el instinto, que la llevarán a desmontar la coartada más perfecta. Si se premiaran la inocencia y la inoportunidad, Laura sería la inspectora más condecorada del cuerpo. Pero muchas veces las piezas que forman los crímenes perfectos que ella ayuda a resolver son mucho más sencillas que las piezas que conforman su propia vida: su matrimonio con el también inspector Jacobo no atraviesa su mejor momento; sus dos hijos pequeños harían perder la paciencia a cualquiera; Martín, su leal compañero en todas sus investigaciones, no para de meterse en líos; y en su propio edificio hay vecinos más maquiavélicos que el criminal más malvado que Laura haya podido encontrarse.

En cada capítulo, Laura tendrá que deducir quién es el asesino en el tiempo que le queda entre recoger a los niños del colegio y prepararles la cena, todo ello procurando no perderse ningún capítulo de su culebrón favorito.

En esta serie se recoge el espíritu de títulos como «Se ha escrito un crimen», «Colombo», o los enigmas de Agatha Christie, mezclándolo con las peripecias cotidianas y sentimentales de la protagonista, la inspectora Laura Lebrel.

Capítulo 1 – Laura y el misterio de la habitación cerrada

Un empresario amenazado de muerte organiza una cena en su casa. Laura Lebrel asiste a ella  como parte del operativo policial que se ha montado. Finalizada la cena, el anfitrión se retira a su habitación, está sólo, se cierra la puerta y le dejan descansar. A los pocos minutos, se oyen unos ruidos extraños  y la policía  descubre su cadáver. La inspectora Lebrel se hace cargo de la investigación del asesinato.

 

Deja un comentario