El ministerio del tiempo

El Ministerio del Tiempo es una institución gubernamental secreta que depende directamente de la Presidencia del Gobierno español. Solo monarcas, presidentes y un número exclusivo de personas saben de él. El paso hacia otras épocas se realiza a través de puertas vigiladas por las patrullas del ministerio. Su objetivo: detectar e impedir que cualquier intruso del pasado llegue a nuestro presente —o viceversa— con el fin de cambiar la historia para su beneficio. Para ello, las patrullas tendrán que viajar al pasado y evitar que lo logren. En dicho Ministerio trabajan muchas personas de diversas épocas.

Las últimas personas reclutadas por el Ministerio son Julián Martínez (Rodolfo Sancho), Alonso de Entrerríos (Nacho Fresneda) y Amelia Folch (Aura Garrido). Alonso de Entrerríos (Nacho Fresneda) es un soldado de los Tercios de Flandes condenado a muerte en 1569 y salvado por el Ministerio. Tiene unos valores muy antiguos y es un hombre de honor. Es el soldado perfecto, experto tirador y estratega, y que se pone al mando de la situación cuando se requiere la fuerza. Amelia Folch (Aura Garrido) es una de las primeras universitarias de España a finales del siglo XIX. De familia burguesa acomodada, es una de las primeras mujeres en acudir a la Universidad de Barcelona. Inteligente, con memoria fotográfica y trabajadora, es el cerebro del comando. Julián Martínez (Rodolfo Sancho) es enfermero del Samur de la actualidad. El valor y su escaso apego a su propia vida por salvar las de los demás son sus mayores cualidades. Está traumatizado por la muerte de su esposa en un accidente de tráfico tres años atrás.

Comandados por sus superiores, Ernesto Jiménez (Juan Gea) e Irene Larra (Cayetana Guillén Cuervo), el trío protagonista rendirá cuentas ante el subsecretario Salvador Martí (Jaime Blanch). Angustias (Francesca Piñón) es la secretaria del Ministerio. Lola Mendieta (Natalia Millán) es una exagente del Ministerio, que decidió fingir su propia muerte para enriquecerse gracias a facilitar información sobre las puertas del tiempo a terceros y traficando con obras de arte.

Al final casi todos los personajes acaban rompiendo el propio propósito por el que trabajan y acaban viajando a escondidas a, por ejemplo, visitar su tumba y ver el año de su muerte, visitar a familiares… Todo esto les traerá problemas no tan solo delante de sus jefes, sino también para ellos mismos.

 

Capítulo 1
 
Capítulo 2

Gil Pérez, afamado agente del Ministerio durante el reinado de Felipe II, descubre que Lope de Vega, alistado en la Armada Invencible, no va a embarcar en el barco que la Historia dice que embarcó: el San Juan, una de las pocas naves cuyos marineros lograron salvar la vida. A cambio, embarca en otro navío donde encontrará la muerte segura, antes de escribir sus mejores obras.

La patrulla viaja a la Lisboa de 1588 para evitar que esto ocurra. El viaje supone para Amelia una oportunidad de conocer en persona al autor de la Historia de la Literatura que más admira… Para Alonso, viajar cerca de su época y conocer a un hijo del que ignoraba su existencia… Y para Julián, un auténtico quebradero de cabeza al tener que asumir el control de la operación ante la deriva de sus compañeros de patrulla.

 

Capítulo 3

El objetivo esencial del Ministerio es evitar que alguien utilice las puertas temporales para, desde el pasado cambiar el presente… Pero ese objetivo se convierte en algo esencial cuando quien quiere cambiar la Historia es nada menos que el regimen nazi. Himmler, informado de la existencia de una puerta en el Monasterio de Montserrat viaja allí para hacer uso de ella, aprovechando la cita de Hendaya entre Hitler y Franco. Su objetivo ya no es sólo dominar el mundo, sino reescribir la Historia.

Amelia, Julián y Alonso deben evitarlo viajando a Montserrat, mientras Ernesto e Irene se presentan en el mismo Hendaya, lugar de encuentro entre Hitler y Franco para negociar la participación de España en la segunda guerra mundial. Algo que deben evitar a toda costa.

Deja un comentario