La vía láctea

Burleigh Sullivan (Harold Lloyd) es un tímido lechero que no quiere nunca meterse en problemas. Sin embargo, la casualidad hará que Sullivan acabe convirtiéndose en boxeador y que acabe luchando por el título en el ring.

Esta película supuso, en cierto sentido, el ocaso artístico del gran Harold Lloyd, cuando el cine sonoro ya desplazaba al cine mudo en las preferencias del público. El tipo de personaje que interpreta Lloyd es muy parecido al del resto de su carrera, en esta ocasión encarnado en un lechero que por circunstancias acaba convirtiéndose en boxeador. Basada en una obra de teatro de Lynn Root y Harry Clork, «La vía láctea» fue dirigida por Leo McCarey, uno de los directores preferidos de los Hermanos Marx, y fue realizada justo después de su espléndida «Nobleza obliga». Un siempre excelente Adolphe Menjou interpreta un papel secundario.

Deja un comentario