El hombre invisible

Un hombre llamado Jack Griffin (Claude Rains), cuyo rostro está cubierto por vendajes, llega a la aldea de Iping, donde pide alojamiento en una posada. El individuo le indica a la dueña que quiere estar solo, sin interrupciones. Mientras tanto, en la ciudad de Griffin, su novia Flora (Gloria Stuart) está preocupada por su paradero. Antes de irse, Griffin estaba trabajando en un experimento secreto, pero se fue sin decir cuándo volvería. Aunque el padre de Flora –Dr. Cranley (Henry Travers)- intenta calmarla, Arthur Kemp (William Harrigan), compañero de Griffin, le comenta que la ausencia del científico prueba que ella no le importaba lo suficiente.

Una semana después, Griffin continúa encerrado en la habitación de la posada, inmerso en sus experimentos químicos. Los dueños de la posada intentan echarlo del lugar, ya que no había pagado la renta, pero el científico se enoja y golpea al dueño. Cuando llega la policía, Griffin se quita los vendajes de la cabeza, revelando que es invisible, lo cual provoca el pavor de las personas presentes. Cuando intentan atraparlo, el hombre logra escapar sin ser visto, ya que se quita la ropa.

Tras el escape de Griffin, el Dr. Cranley y Kemp registran su laboratorio en busca de pistas sobre su paradero. Allí encuentran una lista de sustancias químicas escrita por Griffin, entre las cuales se encuentra una llamada “monocaína”. El padre de Flora explica que es una sustancia rara, que al ser probada en un perro lo volvió blanco y le provocó rabia. Esa noche, Griffin visita a Kemp, revelándole su situación. Griffin le propone aprovechar su situación para llevar a cabo crímenes y sembrar el terror, amenazando con matarlo si se negaba.

Griffin conduce a Kemp a la posada de la aldea para recuperar sus libros y anotaciones. El científico aprovecha el viaje para asustar a quienes estaban en la posada, matando a un policía. La noticia del asesinato llega a oídos de las autoridades, que montan un gran operativo policial para la captura del hombre invisible. Kemp, mientras tanto, telefonea al Dr. Cranley y le explica lo que sucedió. Tras esto, el padre de Flora y la joven van a la casa de Kemp. Sin embargo, las ansias de poder de Griffin impiden que acepte su ayuda, y cuando descubre que la policía ha rodeado la casa escapa y amenaza con matar a Kemp.

Griffin comienza a sembrar el terror en la población, asesinando personas y provocando accidentes. A la noche siguiente, Griffin sorprende a Kemp y empuja su automóvil por un barranco, matándolo. Hacia el final de la película, Griffin es atrapado en un granero por la policía, que aprovecha una nevada para poder ver sus pisadas y dispararle. El científico es trasladado al hospital, donde muere acompañado de Flora. Justo tras su muerte se vuelve de nuevo visible.

Deja un comentario